Ruta El Toboso

Interior de la Casa Museo Dulcinea del Toboso

Calle Daoiz y Velarde, 3,

45820

El Toboso

Tél: +34 925 197 456

Mail: oficinadeturismo@eltoboso.es

Web: http://www.eltoboso.es/web/contenido.jsp?id=29&turismo=true&i   

icono google maps(39.513103,-2.995801)

Si por algo es conocido El Toboso es por la novela cervantina que atrae a visitantes de todo el mundo. Podréis rodar  cómodamente por su centro histórico ya que las calles son de plataforma única y en general no hay grandes desniveles.

Te recomendamos comenzar la visita en su oficina de turismo ubicada en la Calle Doña Tolosa nº 2, que además es el mismo edificio del Museo Cervantino. En su interior hay recogidas más de 700 ediciones del Quijote en más de 70 lenguas, 200 de las cuales están expuestas al público. El edificio es accesible prácticamente en su totalidad para silla de ruedas y dispone de baño adaptado.

Uno de los ejemplares del Quijote en el Museo Cervantino Iglesia de San Antonio Abad Calles de plataforma única en El Toboso
Las Clarisas Acceso a la Casa del Dulcinea  Museo cervantinoPlaza Juan Carlos I

 

A pocos metros de distancia se encuentra la iglesia de San Antonio Abad de estilo gótico con portadas renacentistas de finales del siglo XVI. La torre es de tres cuerpos, el primero de estilo plateresco y los dos superiores de estilo herreriano. Si se solicita al párroco, es posible acceder al interior a través de una rampa portátil para salvar el escalón de la entrada, aunque será precisa ayuda en el caso de usuarios de silla de ruedas.

Frente a la iglesia encontraréis la Plaza Juan Carlos I con una curiosa escena escultórica en forja de Don Quijote arrodillado frente a Dulcinea. Deberéis proseguir por la calle de Ana Zarco y girar a la derecha para visitar el Casa-Museo de Dulcinea del Toboso. Se trata de una preciosa casona manchega del siglo XVI que conserva gran parte de su estructura original. En la entrada encontraréis un escalón de bajada que podréis salvar con una rampa portátil que colocan cuando es preciso. En el interior no hay problemas de movilidad ya que hay rampas para salvar desniveles y a la planta superior de la casa se accede a través de un salva escaleras vertical.

Podréis perderos por sus calles siguiendo los pasos de Don Quijote y Sancho en busca de Dulcinea, según se relata en el capítulo 9 de la segunda parte de El Quijote. Podréis seguir esta ruta literaria fijándoos en los escritos que encontraréis a lo largo del camino hasta la casa de Dulcinea.